martes, octubre 29, 2013

Te sé esperar.


Si alguien alguna vez te dijo que yo no te veía como mi mujer, él tiene razón.
Pues no eres mi pertenencia.
Porque te veo como aquella,
mi leal compañera que camina al lado del fuego.
No al frente ni atrás.
No eres para mí la costilla del mito de Adán,
ni mucho menos la relegada de estos dogmas sin suelo.
Eres tú aquella mujer con nombre e historia que habita la patria de su piel.
Roja piel,
brasa encendida de tus hombros en la hoguera.
Eres propietaria de tu cuerpo.
Te veo.
Eres mi amiga,
cómplice de mis letras que arden en cúpulas con el sol,
no por el formato de seda y los calcetines almidonados, 
sino porque juntos recolectamos atardeceres por los caminos verdes de la palabra.
Eres mi desnuda amante, porque en compañía alcanzamos la lluvia,
esa pequeña muerte que le lame los dedos a Dios.
Quien te dijo que yo no te veía como mi mujer, no se equivocó.
Porque no eres mi mujer, pues no eres mi propiedad privada.
No eres objeto del mercado humano.
Sos mujer.
Sí, sos la mujer que amo con vehemencia descarada,
sin cordura,
insensatamente,
sin estribos,
con razón humanizada.
Con el sólo roce del verso de tu espalda en mi pecho las letras palpitan ardientes en mi boca.
No eres mujer de lujo, ni es tu rostro el trofeo en la escuálida pared.
No eres mi mujer, porque no sos papel de cambio.
No eres mi mujer sino ella con nombre, la dueña de mis poesías y las cenizas de mi vientre.
Aquella mujer que conmigo ha depuesto las armas para dibujar un territorio libre.
La salvación de las almas se da por medio del deseo.
Yo sé dejarte libre cuando desees irte, y te sé esperar cuando has de volver.




Hugo Oquendo-Torres
Sombra de un verano
27 de Agosto, 2012





Reacciones: